top of page

Humanización en el sistema de salud: Florencia Krall y Víctor Ruiz

Actualizado: 12 ene


FUENTE: Revista Paula


Las primeras líneas de la historia de Fundación Humaniza Josefina se escribieron en el cuaderno de quejas que pidió Josefina Ruiz Krall, una niña de diez años que quiso dejar constancia del tipo de asistencia médica que recibió desde que se le diagnosticó cáncer hasta su fallecimiento. Los siguientes párrafos pertenecen al territorio de la intimidad de una familia que no reparará la pérdida de ese ser amado. Sin embargo, con el transcurso del tiempo, con la transformación del dolor y con amor, el segundo capítulo de esta historia plantó la semilla para materializar un propósito fundamental: lograr un modelo de cui- dados centrado en el paciente y en su familia, o lo que es lo mismo, una asistencia sanitaria humanizada. Este 2023 Fundación Humaniza Josefina cumple cinco años de existencia. Un tiempo durante el cual consolidaron sus primeros propósitos y fueron escuchados dentro y fuera de fronteras. Unas 15 personas trabajan actualmente junto a sus fundadores, Florencia Krall y Víctor Ruiz, quienes en 2021 recibieron el Premio de DD.HH. de la Unión Europea.


“La esencia de la fundación nace un poco a empuje mío. Nosotros éramos dos trabajadores, cada cual tenía su vida, yo como abogada, él como marino. Y en realidad, por mi función docente, y como siempre trabajé sobre las emociones, me nació esa necesidad de hablar y de transformar el sistema sanitario”, comenta Florencia. A día de hoy ambos están igualmente comprometidos, aunque decidieron dividir tareas para ordenar las rutinas de la vida profesional de cada uno y las familiares puertas adentro. Así es que las actividades académicas y de capacitación que lidera Fundación Humaniza Josefina las gestiona Florencia y las relacionadas con el programa Sanamos aprendiendo, son métier de Víctor.


Florencia Krall —doctora en Derecho y Ciencias Sociales, máster en Inteligencia Emocional y PNL por la Universidad Isabel de Castilla en Barcelona, docente Grado 3 en Gestión Empresarial de la Udelar, directora del Sistema de Cuidados del Ministerio de Desarrollo Social— recuerda que durante el año y medio de tratamiento de Josefina estuvo centrada únicamente en su hija. No obstante, notaba cómo ocurrían situaciones que le iban encendiendo luces. Pensaba, por ejemplo, que durante años formó a abogados en herramientas emocionales y no concebía que tantos médicos carecieran de ellas.


Las emociones fueron asentándose y el proceso de duelo tomando su cauce. Transcurría 2019 cuando el intensivista español, Gabriel Heras, fundador del proyecto HUCI, Humanizando los Cuidados Intensivos, visitó Uruguay. En aquel encuentro Florencia se acercó al experto, compartió con él su historia y a los meses estaba compartiéndola otra vez ante un auditorio en España colmado de personal sanitario, entre médicos, enfermeras y directivos. Aquel fue el primer Congreso de Humanización de la Asistencia Sanitaria Internacional donde expuso lo que esperan las familias de la asistencia sanitaria. “¿Qué modelo queremos? Nos falta empatía, nos falta que se pongan en nuestro lugar, nos falta que aprendan a darnos las malas noticias desde otro lugar”. Tanto los creadores de la fundación como otros que trabajan para la humanización del sistema de salud, conocen las realidades de muchísimos profesionales del sector que complican su quehacer, el multiempleo, el desgaste, la saturación, la falta de recursos, y reconocen incluso que muchos piden disculpas en nombre de los que carecen de empatía. Por eso, uno de los grandes logros que destaca desde la fundación fue la inclusión en la Universidad de la República de la materia optativa Humanización de la Asistencia Sanitaria en la Facultad de Medicina, que coordina Martin Abelleira, cirujano hepatopancreático, quién impulsó la idea desde el comienzo.


Víctor Ruiz por su parte, estudió en el Colegio La Mennais, luego continuó su formación en la Escuela Naval y en la Universidad Católica, es licenciado en Sistemas Navales, máster en Educación, y actualmente dirige la Escuela Naval. En Fundación Humaniza Josefina está al frente del programa Sanamos aprendiendo (declarado de Interés educativo por el Codicen) que permite que los niños en edad escolar que atraviesan tratamientos con internaciones prolongadas puedan seguir adelante con el proceso de aprendizaje y en contacto con sus pares. "Desde nuestro lugar como padres y fruto de la experiencia vivida, entendimos fundamental que un niño que transitaba una enfermedad de larga duración y cuyo tratamiento atravesaba distintas etapas, algunas alentadoras y otras adversas, mantuviera interés en seguir manteniendo relaciones con su grupo, con sus amigos y compañeros de clase”.


La historia de la fundación se escribe día a día. En el presente, se preparan para agradecer el apoyo recibido hasta el momento, emocional y económico, organizando una actividad presencial en setiembre que contará con el apoyo de Hyatt Hotel Montevideo. En la web y en las RR.SS. de la fundación se comunicarán todos los detalles. Una ocasión que valdrá también para celebrar logros que Víctor resume así: “a pesar de soportar un enorme dolor, enseñarle a través del ejemplo a nuestra otra hija, Julieta, a jamás rendirse y a dar lo mejor de uno por quien lo necesita, no con palabras, sino con acciones concretas y comprobables, es una de las formas más sanas y honorables de rendirle homenaje a nuestra hija todos los días, y nos cura ayudando a otros sin victimizarnos”.

Commentaires


bottom of page